4/4/17

El Gracias y el Agradecimiento

Me encanta la palabra gracias, siete letras perfectamente combinadas y con un significado muy especial, pero es una de esas maravillosas palabras que siempre la guardamos para nosotros.

Cuando era pequeña, mis padres insistian en la utilización del palabra, pero no como un acto de cordialidad. Bueno creo que todos los padres del mundo insistimos en dar las gracias y ser amables: gracias, por favor,,,,

Ya lo dice el refrán: ser agradecido es de bien nacido!

Cuando leí el Quijote, hablaba, del desagradecimiento y decia: “Entre los pecados mayores que los hombres cometen, aunque algunos dicen que es la soberbia, yo digo que es el desagradecimiento.


No  seamos personas ingratas, y sepamos dar las gracias a cualquier persona que haga algo por nosotros, el camarero que viene a traernos el refresco, incluso las veces que venga, y además si lo hacemos con una sonrisa, trasladamos luz y felicidad a la otra persona.

Es una palabra que está tendiendo al desuso,pues damos por hecho situaciones que no se deben de agradecer, y pensamos que no nos vale la pena perder energías en algo tan trivial.

Y lo mismo ocurriría con el por favor, caen en el desuso, hasta el punto que escucharlas te suena raro, y da por pensar,,,,y esto a que viene estoooo???pero  son palabras sencillas, y llenas de alma, que no debe ser uno rico para utilizarlas o ser servil para darlas, más bien diría que es virtuoso utilizarla.

Dar las gracias y la humildad, van estrechamente cogidos de la mano. Todos somos iguales, y ser humildes es necesario pero ser agradecidos es vital, diría que es prueba de un gran corazón, y un acto de humildad es ser agradecido.

Ser agradecidos es reconocer la generosidad ajena, y nunca se está en deuda, agradecer no es tener que devolver el favor. Doy las gracias incluso por el aprendizaje de las cosas negativas que me puedan pasar, ya que vivirlas me ofrece experiencia, sabiduría y aprendizaje y doy gracias por ese aprendizaje.

No tenemos la costumbre natural de dar las gracias y de recibir esa gratitud con el corazón de forma desinteresada.


Es importante dar las gracias por cada gesto de bondad que recibimos pero voy más allá, en realidad el sentido que le doy es otro, no el de pensar, si no el de sentir.

Siento agradecimiento de corazón cuando vivo mi día a día, por todo lo que vivo, lo que soy y lo que siento, en definitiva agradecida por todas esas pequeñas cosas que me ofrece la vida.

En definitiva agradecida por poder tomar rayos de sol al caminar, por caminar,,,. Agradecida por tener salud, por poder disfrutar de todas las partes de mi cuerpo, tenerlas y que funcionen, agradecida por poder pensar, escribir, reír, andar, correr, comer, llorar,,,,,,, por poder disfrutar de esas pequeñas cosas, de pequeños detalles y que cambian el rumbo de nuestras vidas....agradecida por existir y poder disfrutar de Todo.

Cada viernes en la puerta de un colegio de de mi ciudad, los adolescentes tienen clase de música y paseo por esa calle a esas horas, y me paro y disfruto de esa lindas notas y me siento feliz y agradecida por vivirlas.

Práctico el agradecimiento activamente y de corazón, des de el alma, me resulta un palabra poderosa y la práctico en abundancia para el reconocimiento (pero sentido), de los demás. Te reconozco tal como eres, con tus virtudes, respeto y tolero tus formas de ser y doy gracias por formar parte de mi vida que la enriqueces con tu presencia.

Y doy gracias de todo lo que he vivido, porque si no lo hubiera vivido no sería quien soy.

Gracias, a ti por leerme!

Zapatos que agradecen las pequeñas cosas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario