Espacio de reflexión, inspiración y motivación

31/3/17

Envidia!

Recuerdo sufrir envidia cuando tenía 5 años, porque quería unos juguetes como los de mis vecin@s, y a la edad de los 10 años querer ser como mis compañeros de clase, ya que no tenían acné en la cara, pero mis padres me contaron está fábula y me ofrecieron estas sabias palabras que me ayudaron: tu brillas con tu luz própia eres como eres y debes aceptarlo, y en tu caminar debes tratar de mejorar, recuerda admirar es crecer, pero envidiar es un virus. No he visto a mis padres nunca des de que tengo conocimiento y razón y fue a muy temprana edad, sentir envidia.

La envidia es reconocida como un fenómeno psicológico muy común ,que hace sufrir a muchas personas, tanto a los envidiosos como a sus víctimas. Tiene cura, pero aceptarlo y trabajarlo imagino no deben ser  nada fáciles, reconocerlo y ponerse a trabajar.

En diferentes momentos de mi vida he padecido como víctima, los efectos de personas envidiosas a mi alrededor.  Una de las circunstancias peores fue en el año 2004, y llegué a dudar,,,, no comprendía que hacía yo,,,, pero simplemente brillaba, era yo! o visto de otra manera, era la otra persona que saturada de inseguridad y falta de autoestima escogió el sendero de la comparación y se perdió en los pantanosos y lúgubres terrenos del miedo y creció su devastadora inseguridad, además de otras emociones que se retroalimentan entre si, egoísmo, rencores, avaricia, odio, frustración, codicia, y su gran ambición  que no le dejaban ver su yo,,, resolviéndose en  la envidia. En mi caso aprendí que ante estas reacciones y relaciones tóxicas, mejor tomar distancia, ya que no es un problema de uno mismo, si no del otro y su frustración e insatisfacción interna.

Ofreces tu mano, pero otra cosa es un ataque gratuito, y tenemos muchas formas, la mia fué la distancia, una forma muy elegante y asertiva de no ser dañada.

Si observamos en las definiciones sobre envidia: 
Original Hebreo Definición: envidia, celo, celos, ser celosos, celoso, envidioso.
Original Griego: zelos (dzay’-los)
Definición: celo, envidia, celos, tener el calor de los sentimientos a favor o en contra, ser celoso o celosa.

Del latín invidĭa, significa sentimiento o estado mental de tristeza o pesar en el cual existe dolor o desdicha por no poseer uno lo que tiene el otro, sea en bienes,  ó cualidades superiores u otra clase de cosas, “El deseo de poseer lo ajeno “.

La Real Academia Española define esta emoción como “deseo de algo que no se posee”, lo que provoca “tristeza o desdicha al observar el bien ajeno”

Pues así me sentía con 5 años, triste y con desdicha, incluso a esa temprana edad, recuerdo sentir odio, fue una sensación que me impactó, así entonces estaba insatisfecho pero sabía porque era, obviamente a esas edad es normal y era porque no tenia los juguetes de lo de los vecin@s.


Así en mi caso mis sensaciones eran de un menor infantil, y a lo largo de los años maduré y resolví esa carencia con la ayuda de mis padres. Es decir que después de la gran lección de mis padres, empecé a aprender, y madurar, y sentir amor por mí, crecer y resolver mis propias carencias, y no recuerdo sentir más esa sensación angustiosa a lo largo de mi vida, ni en la adolescencia,  ni ahora, en la madurez.

Entiendo, que es lógico en un menor, sin madurar, que sienta un pecado capital, porque así lo recoge el cristianismo. Pero las personas con las que me encuentro en ocasiones, veo que padecen frustraciones personales, son débiles, tienen baja autoestima porque tienen dificultad para poder conseguir sus objetivos, y viven en envidia continua o discontinua. Anhelar, desear  o poseer lo que los demás tienen es muestra de inseguridad y egoísmo. Cómo se puede vivir con envidia?, vivir en constante frustración, además de sentir otras emociones ,,,,,rencor, odio,, ,,,,?????

No creo en la envidia sana, envidia es envidia, y sano es sano, por lo que chocan, absurdooooo! Pero es un recuros muy utilizado, y sobretodo en un plano de es broma ehhh,,,, pero , envidiar es destruir o destruirse,  otra cosa es admirar. La admiración es construcción….pero envidia sana?  No!.

Además, entiendo que envidiar hace que centremos nuestra felicidad en aquello que pasa en el exterior  y no en el interior de nuestro ser, menuda preocupación, menuda inseguridad y poca autoestima que concentramos para nosotros, en definitiva con envidia somos nuestros peores enemigos. Debemos entender que el mundo en que vivimos está perfectamente bien, pero si nuestra mente está turbia lo percibiremos opaco.

La envidia es el homenaje que la mediocridad le rinde al talento.  Jackson Brown.

Vivo sin compararme, sin acentuar y comparar mis carencias, sin competir, creo en mí, no siento complejo de inferioridad, ni tengo objetivos inalcanzables o emociones codiciosas, son reales porque me conozco. Me siento por igual que a los que me rodean, huyo del mal virus de la envidia. Trato de mejorar y ser mejor persona para mi y para dar más es recibir mucho más. Valoro mis fortalezas y cualidades, las reconozco, las tengo presentes, asumo mi realidad y lo que me sucede.

Tolero, me conozco y comprendo que cada uno de nosotros vemos las cosas según lo que tenemos en nuestra mente y en nuestro corazón. Entiendo que el mundo en el que vivimos está perfectamente bien,  me centro en mí, en mi mundo interior, en querer crecer, respetarme y amarme, vivo en una armonía y no tengo necesidad de codiciar lo de los demás.

En realidad, otra de mis máximas es cómo decía Mahatma Gandhi, soy el cambio que quiero ver en el mundo.

Zapatos que toman distancia y sienten indiferencia por la envidia!

No hay comentarios:

Publicar un comentario